Comparación bichones habanero y frisé. Foto: Manfred Antranias Zimmer (Pixabay)

Bichones habanero y frisé. Foto: Manfred Antranias Zimmer (Pixabay)

Tipos de pelo

El cuerpo de los mamíferos está cubierto de pelos, con algunas excepciones, como las especies acuáticas que han perdido el pelaje durante la evolución.

La mayoría tiene dos tipos de pelo, aunque también con sus excepciones. Por ejemplo, los humanos tienen un solo tipo de pelo, y como veremos más adelante, esta condición también sucede en algunas razas de perros… o ¿no?

Los dos tipos de pelo son el pelo primario y el pelo secundario.

El pelo primario

El pelo primario es el que vemos y que aporta el color a cada perro. También se llama pelo principal, protector, de cobertura, de contorno, de guarda o de jarra, y forma la capa o manto superior (exterior), siendo el encargado de cubrir al animal (overhair). Tiene como principales funciones filtrar los rayos directos del sol y repeler el agua, así como brindar protección contra parásitos, hongos, bacterias, virus, o contra ataques de otros animales.

A pesar de su diversidad de aspectos y colores, los pelos primarios son todos de un único tipo. Poseen una estructura compleja que constan de cutícula, corteza y médula, así como también un pequeño musculo erector, que permiten que el animal se “erice”. Crecen más lento que los pelos secundarios pero son mucho más gruesos y largos que estos.

El pelo secundario

Por su parte, el pelo secundario, pelo profundo, subpelo, submanto, mantillo, lana, felpa o borra (underfur), tiende a ser más corto y delgado que el pelo principal, y está más cercano a la piel. Su conjunto se llama capa inferior o manto inferior (interior), y su principal función es actuar como aislante térmico y como soporte de la capa externa.

Si bien ambos tipos de pelos conviven en un mismo folículo, por cada pelo primario hay entre dos a veinte pelos secundarios.

Pelos primarios vs. pelos secundarios

La mayoría de las razas caninas tienen tanto pelos primarios como todos los tipos de pelos secundarios, pero, hay algunas excepciones donde, además del pelo primario, solo se presentan un tipo de pelo secundario, en algunos casos, casi ausente.

En el extremo, las razas caninas portadoras del gen FOXI3, como el crestado chino, el xoloitzcuintle, y el perro peruano, carecen totalmente de pelo, o poseen poca cantidad muy localizados. Son las llamadas razas “desnudas”.

Tipos de pelaje canino

Al conjunto completo de los pelos se le llama pelaje.

Los tipos de pelaje se clasifican de acuerdo a sus características como: grosor (grueso, delgado), longitud (largo, semilargo, corto), estructura (liso, ondulado, rizado, cordele), densidad (liviano, pesado, ralo, abundante), textura (sedoso, duro, áspero)… casi tantos tipos como razas de perros existen.

La clasificación más frecuente es:

  1. Pelaje duro. Ejemplos: Teckel, West Highland Terrier o Schnauzer. Pelos primarios gruesos y con más 10 cm de longitud. El subpelo está presente pero son menos numerosos y menos pesado que los principales.
  2. Pelaje rizado. Ejemplo: Caniche, Perro de aguas, Kerry Blue Terrier, Bichón Frisé. La capa superior es larga y lanuda, con gran cantidad de pelos secundarios más gruesos en comparación a otros tipos de subpelo. Crecen continuamente y tiende a hacer nudos.
  3. Pelaje corto. Ejemplo: Boxer, Pinscher, Pit Bull. Los pelos primarios son de poca longitud y los pelos secundarios están muy desarrollados y abundantes. Requiere pocos cuidados y poca frecuencia de baño.
  4. Pelaje largo. Ejemplos: Yorkshire Terrier, Pomerania, Cocker Spaniel, Bichón Habanero, Maltés. Pelo largo y sedoso, de  crecimiento rápido. Algunos con muda intensa y otros sin muda. Buen equilibrio entre el pelo primario y secundario, aunque algunas razas carecen casi por completo del subpelo. Son de mantenimiento alto.

Pelaje del cachorro

Por su parte, el pelaje del cachorro tiene características específicas y varía de acuerdo a su edad. Con toda seguridad será distinto al del animal adulto.

En general, los cachorros poseen una lana protectora abundante y suave, que van soltando y cambiando a partir de los cuatro a seis meses y finalizando (muda definitiva) hacia el año de edad, sin embargo estos rangos puede varían según la raza.

Crecimiento del pelo

El crecimiento del pelo depende de la edad, el sexo, la raza del perro, así como de otros factores. En todos los casos es cíclico, con fases de crecimiento (anágena), seguidas por fases de transición (catágena) y otra de descanso final y caída (telógena).

Los ciclos de crecimiento del pleno son afectados por variados factores externos como las horas de luz solar y la temperatura, tanto la estacional como la que mantenemos en nuestros hogares. Por ejemplo, con la vida contemporánea en casas con calefacción, algunos perros de muda estacional, pasan a perder el pelo durante todo el año.

Otros de los factores que afectan al crecimiento del pelo son el aumento y la disminución de la actividad hormonal, que en las hembras tiende a disminuir la densidad de las capas y en los machos la aumenta.

Así se explica que las hembras esterilizadas muchas veces desarrollen una capa de pelo mucho más densa, o al contrario, pierdan pelo durante o después del celo en hembras sin esterilizar.

Y hablando de muda

La muda es un proceso natural, donde el perro empieza a perder pelo en cantidades significativas para estar más fresco durante el verano, y cuando llega el otoño, vuelve a renovar su pelaje para mantenerse caliente durante el invierno.

Es importante durante las épocas de muda ayudar con un buen cepillado para eliminar el pelo sin vida que no deja que la piel se oxigene lo necesario, evita que el animal al lamerse ingiera gran cantidad de pelo que puede afectar su sistema digestivo, así como para disminuir la cantidad de bolas de pelo que ensucian el hogar.

Algunas razas tienen una muda principal al año, mientras que otras razas pueden tener dos mudas anuales o hasta más. Las razas originarias de climas fríos casi no mudan el pelo, y poseen un manto extremadamente denso. Las razas de pelaje perenne, también carecen de mudas y pierden poco pelo de forma paulatina a lo largo del año. Entre estas últimas razas se incluyen los caniches, perros de aguas, y los bichones, como el Bichón Frisé y el Bichón Habanero.

Volvamos al pelo secundario

A diferencia del pelo primario monotípico, el pelo secundario posee cinco (5) tipos diferentes. Estos pelos secundarios poseen diversas formas, siendo unos de tipo cerdoso con punta engrosada, mientras que otros son finos y muy ondulados, que son los llamados propiamente “pelusa”.

En inglés se les llama: Bristle, Wavy Bristle, Bristled Wavy, Large Wavy y Fine Wavy.

El tipo “Bristle”, sería el vello más común, de aspecto parecido al pelo primario, pero más corto, delgado y suave en la base, con una medula muy reducida y dos tercios del largo de aspecto ligeramente rizado. Este es el clásico subpelo de razas de las que se suele decir que no tienen subpelo (verbigracia, los bichones).

Luego encontramos los vellos más ondulados, como el “Bristled Wavy”, el más largo de los subpelos, mientras que el “Large Wavy” presenta un aspecto fuertemente ondulado que brinda una apariencia algodonosa en razas en las que el subpelo es muy notorio. El “Fine Wavy” es similar al anterior pero de aspecto más delgado y frágil.

En castellano, algunos autores usan como nombres para los tipos de subpelo: lana (pelos de crecimiento continuo), felpa (pelos relativamente cortos con crecimiento limitado) y pelusa (también llamado vello).

En cualquier caso, todos los subtipos de subpelo, tienen la misma función de proteger al animal del frío y el calor. Son de crecimiento más rápido que los pelos primarios, porque crecen o caen de acuerdo a la temperatura y la luz, preparando a los animales para el clima por venir, ya sea invierno o verano. Por esto también se les conoce como pelo de muda.

Ventajas y desventajas del subpelo canino

Algunos dueños sufren porque sus perros son portadores de gran cantidad de subpelo, que durante la muda forma bolas de pelo que invaden los hogares, mientras otros dueños, se lamentan por la ausencia del subpelo, como con los Pomerania, ya que es precisamente este tipo de pelo es el que brinda al manto su característico y deseado volumen en esta raza.

Por otro lado, se ha señalado al subpelo como la principal causa de las alergias, pero quizás se trata de una acusación injusta. La causa principal de las alergias a los perros es una proteína presente en la saliva y en la orina animal. Esta proteína se adhiere a las células secas y muertas de la piel y al desprenderse en forma de caspa, causan las rinitis alérgicas y otros problemas similares.

Algunas razas de perro son promocionadas como hipoalergénicas porque carecen de subpelo, pierden poco pelo, y no mudan.

En este grupo destacan los bichones, resaltando que se les denomina “hipoalergénicos” que significa que tienen menor capacidad de producir alergias, pero no que están exentos. También ayuda que se trata de animales de pequeña talla que pierden menor cantidad de pelos que otras de mayor tamaño, y que su pelaje requiere más cuidados, tanto en peinados como baños, que evitan la aparición o acumulación de caspa.

Consecuencias de cortar la capa superior del pelaje

Hablemos de otro “problema” asociado al subpelo. Cuando cortamos o rapamos a un perro, el pelo primario puede llegar a verse obstruido por el subpelo, tornándose el pelaje con una apariencia opaca y fea.

En razas de pelo largo y liso como algunos bichones o en el Yorkshire Terrier, donde los subpelos son de tipo “Bristle”, que pueden alterar tanto el color como la textura, perdiéndose el alisado del pelo, ya que como hemos dicho los subpelos son ondulados en su mayor parte.

Esta es la razón porque algunos bichones habaneros y  malteses, terminan con el pelo “rizado” cuando se les rapa continuamente. Su pelo no ha cambiado, simplemente al no haber pelo de cobertura que es el embellecedor, nos quedamos con una mezcla de pelo principal y subpelos de peor calidad y rizado.

Para complicar más el problema, el subpelo presenta cutículas abiertas y escamosas, que se anudan fácilmente.

¿Cortar o no cortar el pelo de mi perro? Esta es la cuestión…

Entonces, ¿cortamos o no cortamos el pelo? Si por nuestro descuido, el perro tiene tantos nudos que no queda otra solución que sacar la tijera, es importante dejar una capa de pelo de al menos un par de centímetros o más, nunca permitir rapados drásticos, ya que en verano estarán bajo alto riesgo de un golpe de calor, y en el invierno, pasaran frio extremo.

La principal función del pelo es la de proteger la piel. La epidermis canina tiene apenas 3 a 5 capas de células, mientras que la humana posee de 10 a 15. De hecho, un estudio demostró que los perros tienen 35 veces más posibilidades de desarrollar cáncer de piel que los humanos.

El grosor de la piel varía entre razas, siendo los  Shar Pei los de la piel más gruesa, mientras que los caniches y bichones, están entre las razas con la piel más delgada. Otra razón para evitar los rapados y la bendita solicitud al peluquero de “lo más corto posible, para que le dure”.

Los perros no transpiran por la piel, así que no es necesario raparlos hasta que estén “fresquitos”.

Kiry, uno de las más bellos del Duc del Bichón

Cuidados del pelaje rizado del Bichón Frise

Nuestro frisé se caracteriza por un pelaje de sola capa exterior abundante y una capa interior desarrollada pero con un solo tipo de subpelo. Los pelos principales son muy finos, sedosos y con forma de tirabuzón suelto. Estos pelos son largos, alcanzando entre 7 y 10 centímetros de longitud en diferentes partes del cuerpo. Su particularidad principal es que crecen continuamente y por eso, un frisé requiere cortes frecuentes. Eso sí, evitando en lo posible el uso de la máquina eléctrica.

Este tipo de pelaje, tiende a hacer nudos y por eso se recomienda los cepillados y los lavados frecuentes. Cepillar entre 2 a 3 veces por semana es necesario para evitar nudos y enredos. Bañar una vez por semana o cada 10 días (con un máximo cada 20 días), siempre usando un champú hidratante con acondicionador. También es posible usar champú blanqueador. Para secar usar un secador de pelos especial para perros, recordando que las orejas siempre deben quedar bien secas.

Para el correcto mantenimiento del pelo se recomienda la asistencia de un peluquero canino, con un corte cada mes o mes y medio, usando en este caso, un champú sin acondicionador para lograr que tenga mucho volumen.

Bichon Habanero

Sonido tropical, hermoso ejemplar con ascendencia directa de Cuba

Cuidados del pelaje largo y liso del Bichón Habanero

Al igual que su primo, el pelo del habanero posee principalmente una capa exterior y carece casi por completo de la capa interna. A diferencia de su primo, su pelaje es largo y liso ligeramente ondulado.

Lo ideal es permitir que el pelaje del habanero se mantenga largo, lo que brinda gran parte de la belleza y hace excepcional a esta raza. Si se trata de un ejemplar de buen linaje y cuenta con una buena cosmética, el cuidado del pelo no es complicado. Un baño cada 2 o 3 semanas, y peinar cada 2 a 4 días. Es recomendable usar champú y acondicionar para prevenir la aparición de enredos. Secar con secador.

Algunos dueños de habaneros, optan por el llamado “corte cachorro” (entendible en algunos casos) o corte raso (no recomendable a menos que sea un caso extremo). Si decides cortar el pelo a un habanero, se debe hacer con tijera. Nunca usar máquina en el corte. Como ya vimos, los cortes extremos y frecuentes dañan el pelo primario dejando que el pelo secundario domine, se haga más fuerte y cambie la calidad del pelaje a más rizado, con tendencia a enredarse, dificultada para peinarlo, y de peor calidad en general.

Recuerda, no es justificable cortar el pelo a un habanero para ayudar a sobrellevar el calor, ya que se trata de un perro caribeño, cuyo pelaje largo y alisado, crea espacios de aire que refrescan el cuerpo, algo similar a lo que sucede con los beduinos y sus trajes.

El pelaje y la salud del perro

El aspecto del pelaje de un perro nos puede decir mucho sobre su salud. El pelo en óptimas condiciones debe verse firme y brilloso. Si por el contrario se nota deterioro, muy seco, quebradizo, opaco, podríamos estar en presencia de enfermedades, parásitos, hongos, levaduras y bacterias. También podrían demostrar carencias nutricionales o problemas hormonales.

En cualquier caso, es importante cuidar el pelaje y la piel de nuestros perros, usando productos cosméticos adecuadas para la raza y el tipo de pelo, peinando o deslanando con frecuencia, y también de vez en cuando, dando un vigorizante masaje a nuestro mejor amigo.

Bono, habanero multi campeón, poseedor de hermoso pelaje

Bono, habanero multi campeón, poseedor de hermoso pelaje

Pin It on Pinterest