Los perros tipo bichón

Cuando hablamos de los bichones, bichons o perros tipo bichón, nos referimos a unas pocas razas que comparten algunos ancestros comunes, además de un tamaño pequeño, el pelaje largo y un carácter afectuoso.

El nombre bichón proviene de “barbichón” (barbudo), otra palabra usada para nombrar a los perros de agua franceses “barbet”. Bichón sería un diminutivo de barbichón.

Solo seis razas se reconocen como tipo bichón por la Federación Cinecológica Internacional FCI.

Bichón, propiamente, son cuatro, siendo el más conocido el “bichón maltes” (Cuenca Mediterránea Central), el esponjoso “bichón frisé” (Bélgica y Francia), el “bichón boloñés” representando a Italia, y el bichón habanero.

El grupo se completa con el “cotón de Tulear”, un algodonoso africano originario de Madagascar, y el “Löwchen” francés (su origen aun es debatido), también llamado pequeño perro león.

Faltaría incorporar a otras razas que esperan por ser reconocidas, como el pequeño “bolonka” que nos llega desde Rusia.

Habanero Havanese

Miranda fundadora de la línea de cría del Duc del Bichón

Son de La Habana

El bichón habanero, habanero, habanés, havanese o bichón de seda, serán los otros nombres por los cuales llegarás a conocer a esta maravillosa raza caribeña que nos llega desde la isla de Cuba.

Nosotros lo presentamos como “el nuevo bichón del barrio” porque hasta hace poco era muy poco conocido, algo que – gracias a sus múltiples atractivos – está cambiando con una rapidez pasmosa en los últimos tiempos.

Orígenes lejanos

Sus orígenes están bastante claros. Los bichones  se originaron en la cuenca del Mediterráneo, y se cree que los antiguos egipcios ya criaban una raza de características similares.

En la antigua Grecia hace unos 2.000 años, el geógrafo Estrabón, menciona una ciudad siciliana, famosa por sus pequeños perros de gran belleza.

Hoy, los estudios genéticos demuestran que los ancestros del bichón frise descienden de una raza de caniche antiguo, y que se originó posiblemente en la región del Mediterráneo, entre Francia, Italia y España.

Eventualmente, algunos de estos proto-frise darían origen a los malteses y a los ancestros del habanero.

Bichon Habanero cachorro

Clementina cachorra nueva generación – Duc del Bichon

Un bichón español

En este punto, no se descarta la participación de una raza actualmente desaparecida, llamada bichón de Tenerife, la cual podría ser el antepasado directo del bichón frisé actual.

Con toda seguridad fue un pequeño perro blanco favorito de las cortes españolas y de otras partes de Europa, ya que estas razas de perros de compañía, prosperaron al amparo y cuidado de personas con privilegios,

por lo que no sería de extrañar que algunas de las pinturas de la época que retrataban bichones al lado de aristócratas, se correspondieran con uno de los abuelos de los habaneros.

En esos tiempos todos eran de color blanco, y no muy distintos de otras razas similares.

Hacia finales del siglo XVII, cuando ya estaba consolidada la colonización de las Antillas por parte de España, la nobleza criolla introdujo en Cuba a los primeros perros falderos, incluyendo a los bichones, posiblemente, el Tenerife.

El blanquito de La Habana

A partir de ellos se fue desarrollando una variedad local llamados como blanco cubano, perro de seda de La Habana, blanchete, habanés, y más frecuentemente, el “blanquito de La Habana”.

Este consentido caribeño fue inmortalizado en escritos y pintado por artistas locales famosos, dejando claras las características antes mencionadas.

En un diccionario publicado en 1894, se describe al blanquito  como “el perrito Habanero, Canis vellerosus, se encuentra en La Habana, es más pequeño (se refiere al Maltés) y se halla cubierto de una especie de vellón largo, rizado, blanco, y satinado o sedoso.

Los individuos llevados a Europa no han podido resistir durante mucho tiempo el cambio de clima”.

El escritor español Alejandro Bon escribía: “es una verdadera bola de nieve, o mejor, de seda blanca, con una trufa negra y dos ojos vivos y brillantes casi escondidas tras el largo pelo de su cabeza.

Es muy pequeño y no pesa más de dos kilogramos y medio”.

Habanero Havanese

Sara, hermosa ejemplar de color sable, del Duc del Bichón

Bichón habanero

La cría del “blanquito de La Habana” fue popular y se extendió hasta inicios del siglo XIX, cuando Cuba se abre a otros países,

incluyendo la llegada de colonos franceses que venían procedentes de las colonias en La Hispaniola, que trajeron consigo ejemplares de caniches (poodle), que se cruzaron con los blanquitos dando origen a un nuevo tipo de bichón.

En Cuba, aun hasta el día de hoy, algunas personas, llaman a los habaneros como “poodle-maltés” o simplemente “maltés”.

Podemos concluir que el bichón habanero se origina en el siglo XIX, y ya era muy diferente a sus ancestros, tanto por su mayor tamaño, como por su pelaje de seda en variados y bellos colores, donde además del blanco, se incluyen variaciones de leonados y grises, cobrizos (carbonatados), pardos, habanos, chocolates, negros, bicolores y tricolores.

Habano habanero

Por cierto, que hasta el origen de su nombre más popular es objeto de controversia.

En general se asume que lo de habanero es por cubano o por provenir de La Habana,

pero otra corriente propone que se debía a que originalmente, el color más frecuente del pelaje, era el marrón habano (tabaco).

Esto no sería cierto, ya que los principales conocedores de  la raza en Cuba, como la reconocida Zoila Portuondo Guerra,

insisten que el color más frecuente en los habaneros cubanos, es el llamado “blanco roto”, también conocido como blanco sucio para diferenciarlo del color blanco puro, y que contiene tonalidades arenas, hueso o grises.

Bichon Habanero

Windsor, pura realeza canina del Duc del Bichón

Auge, declive y resurrección del bichón habanero

El nuevo bichón fue el favorito de la aristocracia colonial hasta principios del siglo XX.

Con la influencia norteamericana cambiaron los gusto y aparecieron otras razas caninas como mascotas,

y el habanero se extendió entre la gente común, quienes contribuyeron a mantener viva la raza.

Con la llegada la revolución a finales de la década de los 50, la cría de los habaneros se vio afectaba, y con las migraciones, algunos ejemplares salieron rumbo a Estados Unidos de América.

En 1963, la FCI reconoce y aprueba un estándar para la raza (con pequeñas variaciones respecto al estándar cubano).

El bichón habanero en los Estados Unidos

En los años 70 empieza su cría de la mano de criadora profesional Dorothy Goodale, quien logró reunir unos once ejemplares,

y a finales de la década, funda el Havanese Club of America (que eventualmente se dividiría).

En 1991, el United Kennel Club anuncia el reconocimiento de la raza,

y a los pocos años, se empieza a exportar y a criar a los habaneros en Europa y otras partes del mundo.

El bichón habanero en Cuba

Mientras tanto en Cuba, la cría del habanero nunca desapareció y a principios de los ochenta comienza un renacer de la afición por su cría y se fundan los primeros clubes de raza.

En 1987 se crea la Federación Cinológica de Cuba, y en 1991 se funda el Club Cubano del Bichón Habanero, que establece un programa de reproducción con bases genéticas y la línea de cría “La Giraldilla”.

Ya en la exposición canina cubana de 1993, el bichón habanero “Puppy” triunfa y se corona como el Segundo Mejor de la Exposición.

El bichón habanero en el mundo

Hoy, en todo el mundo, no hay dudas de la belleza y al buen carácter del habanero.

A pesar de haber llegado a estar en la triste lista de las razas caninas más escasas del mundo,

en la actualidad el interés por estos hermosos perros se ha disparado,

llegando incluso a figurar entre las 25 razas caninas más buscadas en los Estados Unidos de América.

Hoy es una raza cotizada que cada vez es más conocida.

Aunque aún son pocos los criadores calificados dedicados a su cría y fomento, los hay excelentes, en varias partes de E.U.A. y Canadá, en países de Europa como España, Reino Unido, República Checa, Suecia, Finlandia, Holanda, Noruega, Islandia, Hungría, Serbia, Croacia, Rusia, y Alemania;

en Asia nos llegan noticias desde India y Singapore;

mientras que en Latinoamérica prospera en Colombia, Argentina y Uruguay; y por supuesto, en Cuba.

Bichon Habanero

Sonido tropical, hermoso ejemplar con ascendencia directa de Cuba

Un tesoro nacional cubano y de España

En su isla caribeña original también goza de gran reconocimiento y lleva con orgullo la distinción de “Perro Nacional de Cuba”.

Tambien España debe sentirse orgullosa de esta hermosa raza, descendiente del español bichón de Tenerife.

En el DUC DE L’BICHON  sucumbimos a la fascinación que ejercen estos bellos animales,

y trabajamos arduamente con el objetivo de promover el conocimiento sobre el bichón habanero y la selección de los mejores ejemplares de la raza en España.

Conocerlos es quererlos, y te invitamos a que te conviertas en un nuevo “fan” del bichón habanero.

Pin It on Pinterest